martes, octubre 11, 2005

Internet ¿Realmente es global?

El mundo de hoy se mueve a pasos agigantados. El crecimiento constante y voraz de las tecnologías sacude a las sociedades en busca de algo más: Utopía, la “aldea global”. Las intercomunicaciones, la ferocidad de la política, del comercio y los monopolios mediáticos no son más que moneda corriente en el mundo digital, en la era virtual. A comienzos del siglo XXI, el planeta se desenvuelve de manera sorprendente: las tecnologías de hoy ya no existen, no se piensan. El mañana es todo. Las megafusiones entre las agencias y las empresas internacionales, se apoderan de los más recónditos espacios mediáticos para lograr su sueño, su ambición de poder: el control de los medios de comunicación. Junto con este poderío mediático se adjunta el manejo de las comunicaciones. Pero ¿Qué es lo que hace tan deseable a este mundo virtual? ¿La capacidad de llegar a lugares remotos; la posibilidad de influir sobre el pensamiento del resto del mundo; la oportunidad de ser los reyes del universo, quizás? Seguramente. La pelea de los pequeños emisores en busca de un poquito más de lugar para la verdad, de lugar para la opinión, simplemente participación ¿O quizás también quieren obtener una tajada de “utopía”? Aquí es donde se cruzan y chocan las cultura y las identidades, los hábitos y costumbres de cada pueblo, macerándose una suerte de mestizaje cultural heterogéneo. En medio de esta guerra por el dominio de las comunicaciones existe otra cara, la de las personas que aún no forman parte de este mundo electrónico. Este reducido número de personas se ve afectado de una manera importante por la falta de acceso a las comunicaciones que nos ponen en contacto, diariamente, con lo que pasa en el mundo. Ya sea por obstáculos económicos, por falta de capacitación, por desinterés o por la lejanía de las urbes que concentran las comunicaciones, aún existen miles de personas que no tienen acceso al mundo virtual. La “brecha digital” es una de las explicaciones a este fenómeno de desinformación. ¿Qué sucederá con esas personas? ¿Son capaces de insertarse en un mundo donde reina y prima la información y el ciber mundo? Podrían, pero llevaría varios años. El problema radica en que el uso de Internet implica una notable diferencia en capacidad de interlocución, acceso a la información y al conocimiento, al desarrollo cultural, a la educación. Esta brecha marca un abismo en el acceso a conocimientos, al diálogo público y al intercambio simbólico. Es por ello que uno de los principales objetivos del periodista digital de hoy es estar al tanto, no sólo de las nuevas tecnologías, de la creación e invención de nuevas formas de comunicación, sino también de este nuevo público interesado en insertarse en este mundo desconocido y repleto de ambiciones. El periodista digital no solo debe ofrecer una respuesta al que ya conoce y navega por la red, sino también para aquel que es nuevo y necesita un guía, una opinión, una reflexión Esa es la función del comunicador: dar una oportunidad en este universo plagado de ambiciones sobre los acontecimientos de este siglo naciente.
Balverdi, Natalia

1 Comments:

Blogger C@ndy said...

El 25 de Octubre fue el día Internacional de Internet. Y en Vigo, España, se han organizado jornadas de puertas abiertas en las que se ponían, a disposición del público, ordenadores e internet de libre acceso.
Un grupo de personas, entendidas en el tema, explicaban y no dudaban en capacitar a la gente y resolver sus dudas acerca de este mundo tan complejo que nos abosrbe, como es la RED.
Considero que el acceso a este nuevo mundo no va a ser simple ni fácil para todo la sociedad; pero, sin duda alguna, con jornadas de este estilo acercamos un poquito más lo que es la realidad en la que vivimos a aquellos que por diversas razones no pueden acceder a él.

9:28 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home