viernes, octubre 21, 2005

“La pasión de Cristo” en la pantalla chica: ¿Está al alcance de los niños?

Perpleja, impresionada, dubitativa. Esas fueron las primeras reacciones que logré distinguir en medio de esa sutil atracción por la película “La Pasión de Cristo”, que recrea las últimas doce horas de la vida de Jesucristo. En medio de un zapping desgastado y a punto de abandonar el control remoto como alternativa para saciar mi ánimo de ocio, me detengo en un canal (Cinecanal - repetición de la película: domingo 23 de octubre, a las 22 horas) a ver una película que parecía prometedora. Me sedujo la excelente calidad de la imagen, mientras alcanzaba a descifrar una figura cruda y “sádicamente atractiva”: el rostro de un hombre completamente ensangrentado, con una corona de espinas en su cabeza, aparentemente recostado. Para el que tiene un mínimo conocimiento acerca de la religión católica, sabe bien que la descripción, sin lugar a dudas, remite al protagonista de la Biblia: Jesucristo. Vacilo un instante, mientras me despabilo de la sorpresa, pues el asombro de ver semejante película en televisión, me confundió un poco, debo admitirlo. Realizar juicios respecto de si la película es buena o mala, antisemita o no, si Mel Gibson fue un buen director y productor o si Jim Caviezel (en el papel de Jesús) interpretó bien el personaje, me parece en vano, puesto que de eso ya se ha hablado. Lo que me convoca a realizar esta publicación es el deseo de manifestar un interrogante: ¿Qué les hace pensar a los encargados de la programación de Cinecanal, tanto como a los productores de “La Pasión…”, que estrenar la película en televisión evitará que los jóvenes y niños que no podían verla en el cine por su condición de menores, puedan acceder a ella, teniendo en cuenta que (vale aclarar que esto parte de un prejuicio personal) casi ningún niño o adolescente se acuesta antes de las diez de la noche? Por el contrario, asumo que la mayoría no se queda haciendo otra cosa más que mirado “tele” y haciendo zapping. Queda, entonces, bajo exclusiva responsabilidad de los padres permitir el acceso de menores a contemplar una película fuerte en contenidos violentos y religiosos que, desde mi punto de vista, puede llegar a interferir en la decisión de pertener a una religión u otra… o ninguna.
Balverdi, Natalia