jueves, octubre 13, 2005

Y encima le dimos una mano...

Argentina y Uruguay se enfrentaron anoche a las 21.30 horas en Montevideo, República del Uruguay, para jugar el último partido por las eliminatorias del mundial Alemania 2006. De mas está decir que el equipo de Pekerman, con 34 puntos, ya estaba adentro desde hace rato. Sin embargo, la situación de los uruguayos era muy diferente: para pasar a la próxima etapa, su enfrentamiento con Australia, debía ganar para estar seguro, y sino esperar a que Chile o Colombia tuvieran resultados negativos. Ahora, ¿Qué clase de partido se jugó anoche? Los jugadores argentinos, sin duda, no explotaron todos sus potenciales en el césped, lo cual se notó. Pero la Selección de Uruguay si supo demostrar su potencial… a fuerza de golpes, por supuesto. Los chicos de Perkeman lo soportaron, la dejaron pasar: Riquelme pateó los tiros libres perdonando la cercanía de los adversarios, Aimar no reclamó por el golpe recibido en el muslo, Tevez no protesto por las “tironeadas” de camiseta en el área, en fin, el partido siguió su curso normal. Uruguay ganaba 1-0, y parece que con eso le bastó para no hacer nada más en el segundo tiempo. Tampoco lo hizo Argentina, confirmando así, para muchos, los rumores acerca de favorecer a nuestros “hermanos uruguayos”, aunque su director técnico lo niegue, y una duda: ¿Este equipo está preparado para el Mundial? Sea como sea, y más allá del bruto juego de los uruguayos, creo que no merecíamos ese “abucheo” al cantar nuestro Himno Nacional por parte de nuestros vecinos.
Evangelina Trossi